El CrossFit es adictivo, un vicio que te cambiará la vida a mejor. No necesitas una trayectoria como deportista, el único requisito es un objetivo y ganas de alcanzarlo. (También te serán útiles unas zapatillas y rodilleras de crossfit!).

 Como much@s sabéis, consiste en rutinas de ejercicios variados y de alta intensidad. Ya ha sido demostrado científicamente que el CrossFit mejora el físico y el rendimiento en las distintas disciplinas deportivas, porque aumenta la capacidad aeróbica de quién lo practica. Los resultados llegan pronto: en menos de tres meses se aumenta la resistencia (respiratoria, cardiovascular y muscular), además de la flexibilidad, agilidad, fuerza, potencia y rendimiento.

Razones por las que practicar Crossfit:

Superación personal

Una de las mejores cosas del CrossFit es lo rápido que se notan resultados. Vas a alucinar con lo que eres capaz de hacer. En pocos meses serás una persona nueva ¡Si piensas que exageramos es porque todavía no lo has probado!

Ambiente ideal

Aquí se respira un ambiente distinto. Se entrena individualmente pero siempre animando a los demás. No es una competición, sino que, quién termina antes jalea a sus compañeros para que siga dándolo todo.

Entrena también tu mente

Es cierto que muchos días sentirás frustración y cabreo, porque el entrenamiento es duro y pensarás que no puedes, pero lo terminarás. Y esto te curtirá, la próxima vez que pienses en abandonar, sabrás que puedes seguir y lo harás.

Estética

Prepárate para el “¡guaau qué bien te veo!” porque el crossfit tonificará tu cuerpo y alegrará tu cara.

Sé un buen ejemplo 

Todos somos un punto de referencia para alguien, en el crossfit se transmiten unos valores muy positivos. Además de involucrar a los tuyos en una vida sana.

El CrossFit mejora la vida, no pierdas la oportunidad y únete a la familia, te engancharás para siempre!